VIDAS REMOTAS con:

ARTUR WYSZKOWSKI / Customer Success Specialist GITKRAKEN

Mi experiencia con el tele trabajo es muy grata y positiva en términos generales. No solamente por el hecho de poder compaginar y conciliar mejor mi vida laboral y personal, ahorrando tiempo y dinero en desplazamientos, pudiendo enfocar y dedicar ese tiempo a tener una vida personal más activa y realizada (hacer deporte, estudiar idiomas, vida familiar, hobbies…), sino que también por el hecho de que la llegada del tele trabajo ha provocado un aumento de ofertas de empleo en modalidad remota.

Se nota que hay más confianza actualmente por parte de las empresas para contratar perfiles cualificados en remoto. Esto me ha permitido no solo seguir tele trabajando desde marzo de 2020, sino que también me ha permitido escalar y cambiar de empleos con relativa facilidad


Dadas las ventajas que ofrece el tele trabajo en términos de flexibilidad y de conciliación, ese concepto de libertad exige un compromiso mayor por parte del trabajador para establecer una relación de mutua confianza.

Es decir, aparte del compromiso de llevar a cabo los cometidos asignados relativos al propio puesto, también hay una parte humana que no se ha de descuidar en cuanto a las relaciones interpersonales con los compañeros y a la química y dinámica del equipo.

Por mi experiencia, tanto como empleado, como gestor de equipos, he podido constatar que las personas que tenían un alto grado de implicación antes de la llegada del tele trabajo, lo han seguido manteniendo (e incluso aumentado). Aquellos que nunca han estado comprometidos, es muy poco probable que por el hecho de tener que asistir a la oficina 5 días a la semana, vayan a implicarse y esforzarse solamente por ello.

Una de las mayores barreras y motivo de reticencia por parte de las empresas es que el tele trabajo desemboque en la falta de compromiso y cumplimiento por parte de los trabajadores.

Sin embargo, es extremadamente fácil saber si alguien está trabajando adecuadamente en remoto o no (sin necesidad de establecer ningún proceso de control orwelliano)

Lo más recomendable al final es hacer un uso responsable de un modelo mixto y flexible que permita acudir presencialmente con el fin de no descuidar esa parte humana colectiva, cada vez más importante en las dinámicas de trabajo actuales, pero teniendo la opción de poder flexibilizar la asistencia presencial para poder cuidar nuestra propia parte humana individual.

Todo es posible si existe voluntad de cumplir, tanto por un lado como por otro


En resumen, lo ideal es establecer una relación de confianza y de flexibilidad entre la empresa y el trabajo que compendiaría sendas necesidades desembocando así en un círculo virtuoso para ambas partes lo cual mejora la calidad de vida de los trabajadores haciéndolos más productivos y felices a nivel personal lo cual es también muy positivo para las empresas

★★★★★
No te pierdas ninguna oferta de empleo, siguienos en las redes y por email::

Leave a Comment

error

Te gusta nuestra web? Por favor, muestrala a tus contactos

¡NO TE PIERDAS ESTO!

Todo lo que tienes que saber sobre el trabajo en remoto lo encontrarás aquí!

Ofertas en línea con tu perfil profesional, noticias, artículos, consejos y novedades. Entra ahora y recibe ofertas acordes a tu perfil profesional!