Cuando un trabajo es de corta duración, también las expectativas lo son

El enfoque de los jóvenes hacia el empleo difiere significativamente del de sus padres, transformándose de una ‘vocación’ a simplemente una ‘forma de ganar dinero’

Criada en un contexto marcado por crisis y precariedad, la Generación Z ya no busca la realización personal exclusivamente en el ámbito laboral, sino que orienta sus aspiraciones hacia otras áreas como el ocio, el consumo y las redes sociales.

La dicotomía entre trabajar para vivir o vivir para trabajar se presenta como un dilema común para muchos jóvenes que buscan su primer empleo. Jornadas laborales extensas que dejan escaso tiempo para el ocio, junto con salarios insuficientes que impiden la independencia del hogar parental, son las realidades a las que se enfrentan al concluir sus estudios. Esta situación ha provocado un cambio en la percepción del empleo por parte de la Generación Z, que ya no lo considera una vocación, sino más bien un medio para obtener ingresos y poder dedicarse a actividades que les proporcionen mayor satisfacción.

Alessandro Gentile, profesor de Sociología del Trabajo en la Universidad de Zaragoza, destaca este cambio de perspectiva al afirmar que «el trabajo ha dejado de ser una vocación para convertirse en un instrumento, una forma de ganar dinero y poder dedicarse a otras cosas que les llenen más». Anteriormente, la obtención de un empleo significaba la posibilidad de emanciparse, adquirir una vivienda y formar una familia. Sin embargo, en la actualidad, tener trabajo no garantiza necesariamente la realización de esos proyectos de vida, llevando a los jóvenes a buscar la satisfacción en áreas como el consumo, el ocio y las redes sociales.

Este cambio de valores en la generación marcada por crisis y precariedad se refleja en las encuestas y se ha visto acelerado con la pandemia. La percepción del trabajo como el centro de la vida ha disminuido, y los jóvenes se cuestionan si el esfuerzo invertido en el trabajo realmente se traduce en resultados estables en su carrera profesional. La precariedad laboral, una realidad que se ha convertido en la norma, también contribuye a esta transformación de mentalidad.

La aspiración de los jóvenes ahora se centra en trabajar menos, considerando el trabajo como un medio instrumental que solo es aceptable si no invade su tiempo libre. La precariedad laboral juega un papel crucial en este cambio de mentalidad, ya que ha afectado de manera desproporcionada a los jóvenes, quienes ahora buscan equilibrar su vida laboral con aspectos como los afectos, el consumo y el bienestar mental. Más que una falta de compromiso, se trata de una reacción a la inestabilidad constante que caracteriza su entorno laboral.

En este nuevo panorama, los afectos, los consumos y el bienestar mental ocupan lugares prominentes en la lista de aspiraciones de las generaciones más jóvenes, relegando al trabajo a una función más que a una vocación. Alessandro Gentile advierte que estos cambios apenas están comenzando, señalando una evolución continua en la relación de los jóvenes con el mundo laboral.

No te pierdas ninguna oferta de empleo, siguienos en las redes y por email::

Leave a Comment

error

Te gusta nuestra web? Por favor, muestrala a tus contactos

¡NO TE PIERDAS ESTO!

Todo lo que tienes que saber sobre el trabajo en remoto lo encontrarás aquí!

Ofertas en línea con tu perfil profesional, noticias, artículos, consejos y novedades. Entra ahora y recibe ofertas acordes a tu perfil profesional!