El tiempo y el trabajo remoto

Muchas veces sin darnos cuentas, no somos conscientes de lo rápido que crecen nuestros hijos. De cuantos momentos de sus vidas perdemos, por no poder estar presentes. Estamos trabajando lejos de ellos y volvemos demasiado tarde para poder disfrutar de ellos más tiempo.

No nos damos cuenta. La vida pasa tan de prisa y estamos tan medidos en esta dinámica que nuestros hijos se hacen mayores sin darnos cuenta.

El primer año pasa demasiado rápido. Nos faltan horas de sueños por todas partes. Papillas, pañales, llantos, preocupaciones, risas, enfados, prisas…y ya está…el primer año pasó sin darnos cuenta!

El segundo empieza con la guardería, nuestro bebé ya sale de casa y se relaciona al mismo tiempo que nuestro permiso de paternidad finaliza y tenemos que volver a la rutina de siempre pero, con muchas menos horas de sueño y muchos más gastos, además de algunas que otras cañas blancas en el pelo y en la barba.

Nuestro bebé cumple tres años y pasamos cada vez menos tiempo con el.

En el tercer año de vida ya empieza la escuela infantil, donde tenemos la opción de dejar el niño hasta las 13h o hasta las 17h.

Si el padre y la madre trabajan hasta las 17h el nene tendrá que quedarse en la escuela hasta las 17h, así que…el tiempo que queda para estar con el ya se ha reducido notablemente.

Pero, ahora vamos a calcular el tiempo que disfrutarías de tu familia si tardaras todos los días unos 45 minutos en volver a casa desde la oficina.

Sales de la oficina a las 18h y te esperan 45 minutos más de coche antes de poder llegar a casa y ver a tu familia.

Así que, después de 8h de trabajo delante de un ordenador, subes al coche, de noche y conduces 45 minutos. Mientras tanto tu mujer fue al colegio a recoger el niño, le dio de merendar en el parque, jugó con el y ya se prepara para el rush final de la ducha y la cena.

Tu llegas a las 19h , justo para ver como ellos salen de la ducha. Después del saludo, vas directo a la cocina para preparar la cena.

Cansado del día, ayudas a preparar la cena y disfrutas del peque lo poco que queda de su día, porque el bebé ya exhausto, se duerme poco después de cenar, con el biberón aun en la boca.

Has visto a tu hijo 1h de reloj y esto pasará los 5 días de la semana, durante unos 272 días al año aproximadamente.

Tu hijo se hará grande sin haber disfrutado de ti.

Os veréis los fines de semana y sin daros cuenta, el ya no será un niño.

¿Esta es la vida que hemos planificado?

EL TIEMPO PASA Y YA NO VUELVE

Es algo que tenemos tan normalizado, pero que en realidad no es nada normal.

El trabajo remoto, llegó para quedarse. El trabajo remoto, va a permitir a una gran parte de la población, pasar más tiempo con sus familiares. A los trabajadores que están trabajando en sectores digitales, en sectores que pueden funcionar de forma remota, les permitirá disfrutar de sus vidas, ver crecer a sus hijos, pasar tiempo con ellos y con sus esposas.

Esto no es un capricho, esto es un derecho.

RECORDARLO SIEMPRE. VUESTRO HIJO NO VOLVERÁ A SER PEQUEÑO NUNCA MÁS.

LUCHAMOS POR INCLUIR EL TRABAJO REMOTO DENTRO DE LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES.

No te pierdas ninguna oferta de empleo, siguienos en las redes y por email::

Leave a Comment

error

Te gusta nuestra web? Por favor, muestrala a tus contactos

¡NO TE PIERDAS ESTO!

Todo lo que tienes que saber sobre el trabajo en remoto lo encontrarás aquí!

Ofertas en línea con tu perfil profesional, noticias, artículos, consejos y novedades. Entra ahora y recibe ofertas acordes a tu perfil profesional!